Hace  poco  pregunté   a  transparencia  si  la  Stella  Maris  no es  anti-constitucional,  esto por  usar  dinero  del  municipio para  levantar  un monumento  de una  figura  católica. Me  contestaron lo siguiente:

"Sin limitación de ninguna índole, acorde a su concepción en 

los acuerdos y pactos internacionales de los que México es 

parte, con la certeza de que las personas serán beneficiadas 

directas de esta decisión y no las jerarquías de las iglesias ya 

que la finalidad de la construcción es con fines turísticos y un 

reconocimiento al nombre de esta isla el cual fue otorgado en 

honor a la virgen del Carmen.”

http://www.carmen.gob.mx/transparencia/liberar_S/513/Resolucion58.pdf

La pregunta  es:  ¿La  única  forma  de  atraer  turismo  es  construyendo símbolos  católicos?  Se  comprende  que  el nombre  de  la  isla,  y  de muchas  ciudades  de  la  república, esté  relacionado  con  santos  o figuras   propias  de  la  religión  católica,  pero  esto  solo  nos  remonta a los  tiempos  en  los  que  fuimos  conquistados  y  ”transformados”  en católicos, es  decir,  es  un  suceso  histórico  que  no  se  puede cambiar.  Tenía  sentido  en  aquellos  tiempos  que  se  intentaran edificar  iglesias  en  cada  comunidad y que erigieran  monumentos de figuras  católicas,  pues  en  esos  momentos  lo  que  se  buscaba  era clavar  en  la  memoria  colectiva  a  estos  ídolos. También  tenía sentido porque  la  iglesia  y  el  estado  eran,  básicamente,  uno  solo.  En  esta  época  no  tiene  sentido,  ni  con  la  excusa  de   atraer  el  turismo,  gastar  dinero  en  un  monumento  que  ya  no  representa  NADA  para  muchos  de  los  ciudadanos  de  Carmen  cuando  existen  carencias  en  los  servicios  públicos,   cuando  su  gobierno  podría  estar  innovando  maneras  para  atraer  al  turismo,  es  inaceptable. 

El  presidente  municipal  tiene  derecho  a  ejercer  la  religión   que  más  le  convenga  pero  no  debería  dejarse  llevar  por  su  fe,  debería  participar  en  el  paseo  de  la  Virgen  del  Carmen  como    un  ciudadano  más  y  no  con  el  presidente  municipal,  pero  sobre todo  debería  recordar  que  gobierna  a  TODOS   y  que  el  estado  se  separó de la iglesia  hace  mucho.

xmenmovies:

Now you see him, now you don’t.

fabiangiles:

Rezándole Juan Emilio a la Virgen de la degradación y el morbo, mientras el pueblo contempla endiosado 

Valientes  mujeres  manifestándose en contra del zoológico  en  Cd. del Carmen.

¿Buena  noticia?

Es probable que tus ojos estuvieran cerrados cuando naciste, así que dejaste el lugar seguro en el útero de tu madre —o, si eres un caballito de mar, el saco gestacional de tu padre— y te uniste a la perfidia del mundo sin ver exactamente a dónde estabas yendo. Todavía no conocías a la gente que te estaba ayudando a hacer tu camino hacia fuera, o a la gente que te protegería cuando comenzara tu vida, cuando eras incluso más pequeño y delicado y exigente de lo que eres ahora. Parece extraño que hicieses una cosa así, y dejaras que te cuidaran extraños durante tanto tiempo, abriendo poco a poco los ojos para ver de qué iba tanto alboroto, y todavía este es el modo en el que casi todas las personas llegan al mundo. Quizás si viéramos lo que nos esperaba, y vislumbráramos los crímenes, locuras y desgracias que nos  ocurrirían más tarde, todos nos quedaríamos en el útero de nuestras madres, y entonces no habría nadie en el mundo excepto una gran cantidad de mujeres muy gordas y muy irritadas. En cualquier caso, así es como comienzan todas nuestras historias, en la oscuridad con los ojos cerrados, y todas nuestras historias terminan también de la misma manera, con todos nosotros pronunciando nuestras últimas palabras —o quizás las de otra persona— antes de deslizarnos de vuelta a la oscuridad en el momento en que nuestra serie de catastróficas desdichas llega a su fin. 

Fragmento  de  “El  Fin” parte  de  “Una  serie  de  catastróficas  desdichas”.  Lemony  Snicket.